ATE HOMENAJEA A GERMÁN ABDALA

El Consejo Directivo Nacional llevará a cabo un acto homenaje a Germán Abdala el 13 de julio a las 16 hs. en el anfiteatro Eva Perón (Av. Belgrano 2527, CABA). A 23 años de su desaparición física, la Asociación Trabajadores del Estado recordará el pensamiento y legado de quien fuera un referente clave desde la recuperación de la democracia hasta el presente.

Tras más de dos décadas desde su fallecimiento, Germán Abdala sigue presente en la lucha de los trabajadores estatales y de los sectores más vulnerados de la sociedad. Sin embargo, por sobre todo su ideario y pensamiento político continúa vigente.

Es por ello que, como cada año, la Asociación Trabajadores del Estado recuerda y homenajea a este protagonista de la recuperación del gremio de manos del colaboracionismo, al joven dirigente y militante, al diputado nacional y al formidable ser humano. En esta oportunidad la cita será este miércoles 13 de julio a las 16 hs. en la sede del Consejo Directivo Nacional de ATE (Av.  Belgrano 2527, CABA).

 

Germán Abdala, el mejor de nosotros

Fue pintor de autos, encordador de raquetas de tenis, militante político y operario de mantenimiento en la empresa minera del Estado. Fundador de la agrupación ANUSATE y, por consiguiente, protagonista de la recuperación del gremio frente a la intervención del mismo por parte de la última dictadura, cuando Germán Abdala llegó a la Secretaría General de ATE Capital Federal era todavía un joven, aunque prometedor, dirigente sindical. De todos modos su compromiso con el cambio no tendría al mundo gremial como límite: en 1989 sería electo diputado nacional, desde donde enfrentó las políticas neoliberales del menemato. Allí impulsó varios proyectos legislativos de orden social y laboral como la “Ley Abdala”, un proyecto de Convenciones Colectivas de Trabajo para estatales. También fue un importante partícipe en la formación de nuestra Central de Trabajadores de la Argentina. Falleció el 13 de julio de 1993 tras luchar años contra un cáncer, y sus cenizas fueron esparcidas en el mar, en las costas de su natal Santa Teresita.

PRENSA ATE

Deja un comentario