ATE RECLAMA POR LOS SALARIOS MUNICIPALES QUE BORDEAN LA INDIGENCIA

   Desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se refirieron a la situación de los empleados municipales en la provincia. Francisco Garcilazo, secretario Adjunto del gremio a nivel provincial dijo que actualmente ATE tiene “representación en 65 municipios que recorremos y donde nos encontramos con situaciones extremas”. “Necesitamos una proyección para salir de ellas. En nuestra recorrida desde Feliciano a Paranacito, vemos que los municipales no sólo atraviesan una alta precariedad laboral sino que a la vez la media del salario termina siendo muy debajo de la canasta básica, bordeando la indigencia”, alertó.

   “Lo que viene planteando ATE es cómo hacemos para salir de esta monotonía en la que el único que pierde es el trabajador. Terminamos cambiando vida por salarios bajos. La precariedad rodea toda una situación del trabajador, porque se precariza su salario y su trabajo y al tener informalidad no hay ART ni contención de salud”, añadió.

   El dirigente se refirió también a la vinculación entre presupuesto y relación laboral de los trabajadores del Estado. “En principio vemos un presupuesto nacional que fue casi copiado y pegado por la provincia, donde entendemos que las proyecciones no se van a cumplir, tal como pasó este año que se hablaba de una inflación el 18 por ciento, mientras que estamos cerrando el año en 24 por ciento y más en algunos lugares”, cuestionó. Además, sostuvo que “las mediciones que se hacen hoy no contemplan alquiler, no contemplan transporte. Entonces el salario del trabajador con una paritaria que no supera esos valores, vuelve a decaer ante la realidad. La inflación que se proyecta no es la real”.

   En el mismo sentido, señaló: “El presupuesto nacional con el presupuesto provincial y los déficit que la provincia está evidenciando, muestran una realidad; luego en los municipios es totalmente diferente. Es más, los municipios hoy están proyectando un aumento que va a sobrepasar el 22 por ciento, 24 por ciento para el año que viene. Hoy estamos cerrando con la mayoría de los municipios, excepto en algunos atrasados como el de Viale. Con otros ya se ha sobrepasado el 26 por ciento de aumento, han podido dar un bono extraordinario paliando la situación” afirmó.

   Garcilazo se refirió también a la diversidad de situaciones que se presentan en municipios de la provincia y a la necesidad de dar una solución definitiva a la precarización. “Hay municipios que tienen la figura del jornalero, que es una persona que llega todos los días y en ese momento se entera si trabaja o no. Ese formato aparece con antigüedad de seis a 10 años. Hay jornales de 2.000 pesos y jornaleros diarios, como en Conscripto Bernardi”, dijo a El Diario y agregó: “Esto es lo que queremos discutir a fondo, hacer una planificación, que no quede ningún trabajador sin trabajo”.

   El dirigente describió que en el diálogo con algunos intendentes, la explicación que se da es que en muchos casos la fuente laboral más importante de algunas localidades es el municipio. “Lo que necesitamos es que el municipio cambie el formato. Lo que necesitamos es rediscutir el Presupuesto, revisar el dinero que va a acción social, a producción, para que se implemente un programa que brinde una solución laboral que posibilite dar trabajo genuino y luego ver el recurso de personal”, enfatizó. “Porque hoy se mete mano en el recurso de personal, se amplía la planta y se desfavorece al compañero que ya está en planta permanente o con contrato de servicio”, sostuvo.

   “Los trabajadores municipales con nuestro presupuesto terminamos siendo agencias de empleo. Necesitamos discutir eso para tener vecinos con trabajo genuino en un tiempo y trabajadores municipales brindando los servicios de calidad como queremos y poder hablar de crecimiento”, afirmó.

   El secretario Adjunto de ATE valoró que haya intendentes que compartan esta visión. “Otros entienden que uno va a discutir sobre dineros que son de ellos, cuando el recurso de personal es de los trabajadores, no de los intendentes de turno”.

   Otro de los puntos que destacó Garcilazo, es la necesidad de ordenar los recursos humanos. “No están redefinidas las tareas, faltan orgánicas, escalafones, no se respeta la poca carrera que puede haber y es todo a dedo. El trabajador del Estado está dispuesto a discutir esto y es el que ha sacado adelante las áreas con falta de herramientas, con problemas edilicios. La rediscusión de tareas y funciones, y la formación son el camino para un mejor servicio”, añadió.

   El dirigente de ATE también se expresó contra “el discurso nacional que señala que el déficit publico somos los trabajadores. Nosotros decimos que no”, dijo y ejemplificó. “Si un funcionario promedio está cobrando hoy no menos de dos canastas básicas, alrededor de 32 mil pesos, y un trabajador no llega a una canasta básica, estamos en un problema”, advirtió.

 

El caso de Colonia Avellaneda

   “Nos ha pasado en municipios como el de Colonia Avellaneda en el que 14 funcionarios se llevaban el mismo valor de casi 80 trabajadores. Entre el intendente y los funcionarios llevaban el 50% de los recursos del personal. Eso hay que discutir”, sostuvo Garcilazo y añadió: “En el departamento Paraná tenemos intendentes que sobrepasan los 100 mil pesos de sueldo y creo que un intendente que ya tiene su actividad, con 50 mil pesos más gastos le alcanza, pero sin embargo cobra el doble. Entendemos que la patronal tiene que cambiar la concepción sobre el manejo del Estado”.

Analisis Digital

Deja un comentario