IAFAS: ES LA HORA DE LOS TRABAJADORES

  El próximo 30 de junio los/as trabajadores/as del Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social —IAFAS— eligen quién ocupará los próximos cuatro años el cargo de director/a obrero/a, no es una elección más ya que en esta decisión lo que está en juego es la posibilidad de acumular poder y organización para los trabajadores o conceder más poder en manos de la patronal para el sometimiento de los obreros.

  La Asociación de los Trabajadores del Estado participa activamente de esta elección con su impronta que es por y con los trabajadores, con esta consigna eligió de modo democrático y en un plenario convocado oficialmente en donde participaron más de 40 compañeros delegados de todos los lugares de la Provincia, la formula compuesta por IVÁN VILLAVERDE —titular— y GONZALO ANDINO —suplente— quienes integran como binomio la LISTA N° 4.

  Villaverde y Andino, independientemente del resultado del día 30 van a seguir en defensa de los derechos de los trabajadores porque fueron electos delegados en sus lugares de trabajo y porque son parte de la ATE que tiene conducta y es incondicional con sus representados, tiene como metodología discutir y decidir en asambleas, el gremio no es el reino del absolutismo de ningún patrón, sino que es de los trabajadores.

  Ate es autónomo e independiente gobierne quien gobierne, defiende nuestra dignidad, nuestros derechos, los logros alcanzados y siempre apuesta a mejoras laborales.

  La propuesta electoral como política primordial será trabajar por el interés colectivo por encima del interés individual, gestionando por las vías correspondientes los reclamos de los trabajadores. Frente a nosotros está la propuesta que apadrina un diputado, quien ha dicho públicamente que ahora su objetivo es controlar el IAFAS, está en nosotros organizarnos y frenar sus planes,  la alternativa de la hora es votar a la patronal, eligiendo su “che pibe” o votar la formula de ATE y los trabajadores, nosotros confiamos que seremos artífices de nuestro destino y no instrumento de la ambición de nadie.

 

Deja un comentario