LA “REVERSIÓN” DEL EMPLEO ESTATAL APUNTA A ACHICAR EL ESTADO Y VULNERAR DERECHOS

El Gobierno entrerriano comunicó que “revirtió su línea de crecimiento para lograr una disminución del 0,26 por ciento”. La medida “representa un ajuste sobre el Estado que atenta contra todos los entrerrianos, porque hay un proceso de vaciamiento de las instituciones públicas que deben garantizar los derechos a la salud, el saneamiento, la educación, vivienda y seguridad social”, dijo el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado de Entre Ríos (ATE), Oscar Muntes.

Según un comunicado oficial del Gobierno, “una de las premisas de la gestión de Gustavo Bordet es el ordenamiento general de las cuentas públicas que va más allá de una cuestión administrativa”, dijo el secretario de Hacienda, Gustavo Labriola, quien precisó que esa estrategia permitiría “una mejor asignación de recursos, y que estos puedan avanzar hacia objetivos concretos con su respaldo presupuestario y el dinero para llevar adelante acciones de gobierno”.

En ese marco, la gestión de Bordet se jacta que “la planta de personal del Estado entrerriano revirtió su línea de crecimiento para lograr una disminución del 0,26 por ciento, tendencia que se debe al reordenamiento de la estructura del Estado sin haber realizado un solo despido ni resentir los servicios esenciales”, aseveró Labriola.

Pero el verdadero mensaje del Gobierno es  “un claro mensaje a la población de que se está ajustado a las políticas del Gobierno nacional”, afirmó Muntes a esta Agencia, quien precisó que la gestión justicialista entrerriana “es excelente alumna del neoliberalismo”.

El Gobierno de Bordet “definió atacar a los trabajadores del Estado, precarizando y acorralando y no es casual el Decreto que limita las asambleas para los trabajadores y que contraten una consultora para definir cómo reglamentarán el Régimen Jurídico Básico”, afirmó el gremialista.

Para Muntes “el objetivo es tercerizar todo lo que pueda como hace Macri e hizo (Carlos) Menem”, pero aclaró que aún no se concreta a la máxima expresión el proyecto ya que “hay resistencia desde los sindicatos”.

En ese sentido, detalló que la Gestión Bordet “tiene un alineamiento incondicional con el Gobierno de Mauricio Macri, es decir, tiene políticas de ajuste”, pero aclaró que la metodología es diferente: “Macri echa a los trabajadores y Bordet dice que achica la planta de los trabajadores estatales”. Al respecto, explicó que el Gobierno de Bordet lleva adelante un proceso de vaciamiento del Estado: “En lugares sensibles como en salud, educación y minoridad hay falta de personal, las condiciones laborales son malas y hay precarización laboral”.

“Por un lado el Estado sigue creciendo y por el otro el Gobierno dice que se disminuye la planta de personal, es decir, hacen con contratos de obras que se dan de baja, miles de horas que se trabajaron que no se pagan y cientos de contratados no cobran desde enero”, remarcó el sindicalista, quien aclaró que desde ATE sostendrán la lucha ya que “es el Estado grande el que debe garantizar derechos y la equidad, pero esta línea de tendencia ideológica nacional y provincial  busca un Estado pequeño y tercerizado, privatizado”.

Precisamente, Muntes cuestionó que la situación actual del Estado es producto de los funcionarios políticos quienes están desde hace varias gestiones y llevaron a esta situación a la provincia, que ahora busca reformar el sistema previsional en contra de los derechos de los trabajadores y cerrar acuerdos paritarios a la baja.

Fuente: AIM Digital.  

Deja un comentario