LAS NECESIDADES DE LOS TRABAJADORES EXIGEN RESPUESTAS SERIAS DE PARTE DEL GOBIERNO

Desde que asumimos la conducción de la Asociación Trabajadores del Estado de Entre Ríos algunas de las premisas fundamentales que hemos sostenido en nuestra política gremial fue mantenernos junto a los trabajadores, con sus necesidades y expectativas y ser prudentes y responsables en nuestro accionar. En ese sentido podemos afirmar que no hay una sola crítica o demanda de las que le hicimos a este gobierno que no se asiente en un trabajo en conjunto con los trabajadores de un sector o un estudio que avale nuestras demandas y siempre teniendo en cuenta el interés general.

Hemos sido francos en las discusiones, nunca dijimos las cosas fuera de los ámbitos apropiados y en ese marco exigimos lo mismo.

En estas horas varios medios reproducen declaraciones del Gobernador Bordet sobre las paritarias y el bono de fin de año en donde afirmó que “cerramos un acuerdo paritario con los gremios ATE y UPCN de la Administración Central, lo cumplimos y terminamos de pagar el último acuerdo en el mes de octubre del 3%, y cuando se cerró la paritaria en julio nunca se pidió un bono de fin de año”, tenemos que decir que el primer mandatario esta falseando los hechos y la realidad. Esperamos sea una equivocación y rápidamente sean desmentidas,  porque decir que desde ATE no pedimos un bono de fin de año en las paritarias de julio-agosto es una mentira. Bueno sería ya que invoca las paritarias, que el primer mandatario conmine a sus funcionarios a que cumplan con lo firmado y le equiparen el sueldo al mínimo garantizado a tod@s l@s contratad@s de obra.

Desde ATE no sólo pedimos un pago extra de fin de año de modo reiterado sino que además lo planteamos cuando el tema ni siquiera se discutía en otros ámbitos, ver acta de la paritaria del día 17 de agosto 2016. No es que fuimos futurólogos, sino que lo planteamos consientes de que el retraso salarial lo exigía.

Esperamos que vuelva la seriedad al gobierno y se desdiga de estos dichos desafortunados que nos provocan mucha indignación y que se agregan a los pesares y angustias que nos producen las necesidades que nos afectan, la falta de respuestas a nuestros reclamos. Vamos camino a un fin de año con unas fiestas que serán amargas y pobres, donde el responsable es un gobierno que encerrado en su lógica de ajuste dice cualquier barbaridad para no hacerse cargo de la que debería ser una de sus prioridades que es el bienestar de los trabajadores que instrumentan sus políticas.

Por eso además, insistimos con nuestro pedido al gobernador no sólo de un bono de fin de año, sino también que se declare la emergencia sanitaria y una urgente audiencia para abordar la grave situación que atraviesan las compañeras relacionadas con la violencia de género al interior del Estado.

Deja un comentario