LOS TRABAJADORES DEL SENASA EN ENTRE RIOS SE SUMARON AL PARO NACIONAL DE ATE

   Los trabajadores nucleados en la ATE Entre Ríos, dependientes del Servicio Nacional de Sanidad Animal y Calidad Agroalimentaria (Senasa) ratificaron la huelga nacional de diez días hasta la 0 del 30 de septiembre próximo, con movilizaciones incluidas, en rechazo del Presupuesto 2017 para el organismo enviado al Congreso.

La protesta fue convocada por la conducción nacional de la Asociación Trabajadores del Estado y acatada por la mayoría de los trabajadores del sector de la provincia de Entre Ríos.

“Es imposible que el Senasa recaude más de 6 mil millones (y que sólo se haya previsto un poco más de la mitad de presupuesto anual) si no garantiza la sanidad y calidad de los productos y animales exportables, en un modelo que el gobierno impulsa. Lluvia de inversiones y desfinanciamiento del organismo que garantiza sanidad y calidad no pueden ir de la mano”, afirmaron los delegados del sector

“Con asombro e indignación se leyeron los números del presupuesto 2017 para el Senasa. Es de apenas 3.746 millones de pesos en gastos, más un recurso de 6.192 millones (en la proyección de la recaudación propia en tasas, aranceles y el porcentaje de las importaciones). Es una restricción de $ 2.446 millones para financiar el déficit del Tesoro”.

Los dirigentes aseguraron que el presupuesto del organismo fue reducido en términos reales, al igual que las partidas para el funcionamiento operativo respecto de 2016, incluso de forma nominal, por lo que el Senasa “estará paralizado totalmente”.

“El organismo se financió históricamente con recaudación propia y aportes del Tesoro. En 2017, no solo no aportará más nada sino que se apropiará de gran parte de la recaudación derivada de tasas, aranceles y el comercio exterior, que el organismo debe controlar y que es una recaudación específicamente destinada a él”, afirmó.

Los compañeros señalaron que, de esa manera, será imposible resolver “la extrema precariedad laboral” existente.

También adelantaron que “la seguridad fitozoosanitaria estará en grave peligro, en especial a partir del resurgimiento de la aftosa y el HLB, que significará el fin de las exportaciones”.

“Es preciso proteger a la población y la capacidad exportadora de esos flagelos. Por lo mismo, se trata de una lucha ejemplar y contundente de los 6.800 trabajadores del Senasa, porque está en juego la salud de todos y la situación laboral”, concluyeron.

Los trabajadores exigen un aumento del presupuesto, el pase al art 9 de los contratados (monotributistas), la efectivización de los concursos 2014, el cese de la automatización y el rechazo a la derogación del decreto 4.238 que legisla la actividad del Senasa y de la privatización de funciones indelegables del Estado.

Deja un comentario