Niños y adolescentes a la deriva por la falta de funcionarios en el Copnaf

Sin autoridades, el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) frenó todas las intervenciones, denunció Norma Alonso, integrante del Consejo Directivo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). “Las situaciones dolorosas de los niños y adolescentes la están pagando las víctimas, que son revictimizadas”, aseguró la operadora social.

En el organismo que debe velar por la seguridad y bienestar de niños y adolescentes que padecen situaciones de violencia “está a la deriva”, lamentó la trabajadora, quien explicó que “siguen ocurriendo cosas gravísimas”.

El Copnaf “quedó desbastado, sin políticas de niñez, sin proteger los derechos de la niñez y la adolescencia durante las dos gestiones de Sergio Urribarri pero a ese terrible cuadro se suma que desde el 10 de diciembre se quedó sin autoridades, con lo que no hay ningún responsable político que tome decisiones, por lo que los casos de niños y adolescentes urgentes, dramáticos y dolorosos están congeladas, que es algo que no puede suceder”.

En ese sentido, la dirigente sindical reclamó que “asuma alguien las consecuencias de ese congelanmiento”, ya que hoy están pagando esta incertidumbre “la población más vulnerable, cuando el Estado debería hacerse responsable de esto de manera urgente”.

Además, comentó que hay residencias “a las que no se les paga desde octubre el racionamiento, ni las suplencias, ni a los profesionales que trabajan en esas instituciones, a lo que se suma la devaluación y la inflación, por lo que lo que se recibirá serán montos insuficientes”. Asimismo, indicó que desde esas organizaciones “deben juntar dinero para poder cubrir los gastos”.

 

El Copnaf en situación de emergencia

En 2014 los trabajadores del Copnaf revelaron en la esfera pública los problemas relacionados con la marcha del organismo proteccional a través del cual el Estado provincial presta el servicio público de atención de la niñez, adolescencia y familia en situación de vulnerabilidad.

Precisamente, hay precariedad e ineficacia en la asignación y planificación de recursos financieros, presupuestarios y profesionales e insuficiencia en la asignación de recursos se centra particularmente en los programas promocionales desde los cuales el Copnaf debería trabajar articuladamente con la comunidad y la sociedad civil, en la prevención de problemas que afectan niños, adolescentes y familias.

Sin embargo, dada la escasez de los recursos asignados, la actividad del Copnaf se centra en el abordaje de las consecuencias generadas por la violencia, las adicciones, entre otros, interviniendo tardíamente, cuando los derechos ya han sido vulnerados o se han perdido.

Esta afirmación se evidencia en los programas de ‘Fortalecimiento familiar’, que lamentablemente han sido reemplazados por la “institucionalización” de los menores en residencias como único recurso, dejándose atrás el sistema de las “familias guardadoras” que brindaba un ambiente más beneficioso para los niños en situación de vulnerabilidad.

Asimismo, hubo en la gestión de Urribarri un vaciamiento del organismo y escasez de cuadros profesionales y técnicos.

Otro aspecto de la crisis que enfrenta la institución proteccional provincial es la sobrecarga existente en la atención de los diferentes servicios y programas destinados a la niñez y a la adolescencia.

En la actualidad, los diferentes programas y servicios de Paraná y del resto del territorio de la provincia tienen un déficit en equipos interdisciplinarios dado el alto nivel de demanda y por eso, cada profesional se ve obligado a llevar adelante en soledad y con la mirada y lectura parcial de su disciplina, el abordaje de las problemáticas complejas que le son asignadas.

En lo que atañe al aspecto edilicio y de seguridad de las residencias, hubo una creciente precarización de los edificios y ausencia de seguridad en el trabajo que desempeñan los profesionales y promotores de derechos con desempeño en las mismas.

Fuente: aimdigital

Deja un comentario