Punta Quebracho: 4 de junio, Día de la Soberanía Sobre Nuestros Ríos

En el aniversario 175 de la victoria en Punta Quebracho, la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma ratifica su reclamo por una patria libre y soberana y propone declarar esta fecha como “Día de la Soberanía Sobre Nuestros Ríos”. 

Este viernes 4 de junio a las 13.00 se realizará una transmisión especial desde el lugar histórico, que podrá verse desde la página de facebook de los compañeros de la CTA-A Santa Fe. 

Dejamos el enlace: https://www.facebook.com/CTAprovinciadeSantaFe/

Desde la CTA Autónoma de las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos consideramos que es necesario poner sobre la mesa el debate fundamental que debe dar la Argentina hoy, y que no es otro que la defensa y el ejercicio de la soberanía, que tanto costó conseguir. Debate actual ante la posibilidad de que el Estado se haga cargo del mantenimiento de los canales de nuestros ríos, ejerza la soberanía y el control sobre los bienes que entran y salen.

Batalla de Punta Quebracho

El 4 de junio de 1846 se desarrolló la Batalla del Quebracho, también conocida como de Punta Quebracho o de la Angostura del Quebracho. Esta batalla fue una de las más importantes de la historia Argentina, algunos la consideran la “segunda independencia”. Se desarrolló sobre las costas y el río Paraná a unos 30 kilómetros de Rosario.

Esta batalla, extrañamente casi no recordada, se enmarca en el el bloqueo anglo-francés al Río de la Plata, también llamada “Guerra del Paraná”, entre el 2 de agosto de 1845 y el 31 de agosto de 1850. El conflicto se dio ante la pretensión de las potencias europeas de transitar libremente por los ríos de la entonces Confederación Argentina, sin respetar el genuino derecho a la soberanía de los ríos interiores.

Un primer capítulo se dio en la Batalla de la Vuelta de Obligado, cuando el 20 de noviembre de 1845 las fuerzas patriotas intentaron impedir el avance de la flota europea, conformada por unos 100 buques, unos 20 de guerra. En esta heroica batalla, con armamento muy inferior, los patriotas no pudieron detener el avance de la flota invasora, con lo que continuaron rio arriba con la intención de llevar adelante su propósito, por un lado comercial, y por el otro de intento de disciplinamiento de la Confederación ante, en ese momento, las dos potencias más importantes del mundo.

Unos 7 meses después la flota invasora volvía por el Río Paraná acarreando un rotundo fracaso comercial y económico, ya que la resistencia que se les dio a lo largo del trayecto por el río Paraná en el transcurso de esos meses no les permitió llevar adelante sus planes de intercambio comercial. 

Fue cuando en Punta Quebracho los esperaban, comandadas por Lucio Norberto Mansilla, con unos 800 hombres de las fuerzas criollas para darles batalla. El saldo del enfrentamiento fue un triunfo claro de las fuerzas comandadas por Mansilla: 6 buques hundidos o incendiados y medio centenar de bajas en las fuerzas europeas, casi sin daños en las fuerzas de la Confederación. Esto fue la definitiva derrota y selló el fracaso del intento europeo de vulnerar la soberanía de los ríos de la Argentina, como república en nacimiento.

Luego vendría el levantamiento del bloqueo anglo-francés, el reconocimiento de las potencias extranjeras de la soberanía de nuestros ríos y territorios y el desagravio del pabellón nacional.

Deja una respuesta